jueves, 1 de agosto de 2013

Fantasmas.

No es nada nuevo que, en un bosque incendiado, por cada paso dado, miles de partículas de ceniza comienzan a danzar al son que les marca el viento; éste último a veces tan presente, a veces tan ausente.
Contemplo. ¡Y la ceniza baila! Comienza dando un gran salto para después continuar con el primer arabesque, segundo arabesque y un tercer arabesque. Súbitamente regresa al suelo.

Aparecen los fantasmas. El fantasma de la sonrisa te menciona que cada vez es más complicado hacer una mueca. 
El fantasma de la mirada te recuerda que debes de tener cuidado con lo que ésta expresa y, sobre todo, a quién le diriges tan significativo mensaje. 
El fantasma del amor comienza a recapitular lo vivido: los sobrenombres tiernos, los abrazos, las sonrisas que han pasado, los besos dados, las miradas latentes, los juegos en secreto. También menciona que las heridas superficiales sanan pero que, cuando descubras cómo curar las heridas del corazón, le menciones paso a paso ese alquímico proceso; él aún no lo descubre.
El fantasma del olvido sonríe, da la media vuelta y dice: el olvido de la gente a la que amas será la más dura de las soledades.

19 comentarios:

  1. Hay demasiados fantasmas, Carlos, sin embargo, creo que el fantasma del olvido no es el olvido en sí, sino apenas su sombra.
    Así y todo, confío que nunca llegue el olvido de la gente que amamos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte, Humberto. Siempre me dejas reflexionando, ya sea por tus relatos o por tus comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los fantasmas nos persiguen en nuestro cotidiano andar, pero el fantasma del olvido ademàs de perseguirnos nos agrede.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el fantasma del olvido tiene su propia versión del Holocausto.
      Saludos, fus.

      Eliminar
  3. Hola.. yo..siento ante esto.. que es mejor pues no olvidar..

    ¡a que olvidar algo que no quieres olvidar!

    solo se olvida.. lo que se quiere...

    lo demás permanece.. me encanta.. la musiquita... un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Para qué olvidar? Al final todo se disfruta y termina con una risa solitaria.
      Si, esa versión de "Quando Quando" es genial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. EL olvido de la gente que amas, es lo que está sucediendo, que pase pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Laura Bozzo: "¡Que pase el desgraciado!" Jajajajaja.
      Un abrazo, estimada paisana.

      Eliminar
  5. Me da placer leerte
    Contame de vos
    de donde sos... De donde sacás tu arte...
    Tus letras bailan en mi mente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      El placer es mío. Soy de Colima, México. ¿Mi arte? Me halagas con ese término. Lo que escribo sale de los sueños perdidos, de las grietas de un corazón roto, de los "te extraño" que por "equis" o "zeta" motivo no le digo a las personas. De los "te extraño" recibidos y del hecho de que no hacen nada por verme/conversar más seguido.
      Creo que si sigo escribiendo generaré una respuesta del tamaño de una buena entrada jajaja.

      Me alegra que mis letras bailen en tu mente; estoy seguro que, si les pones buena música, te endulzarán el día.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Carlos, me gustaron tus fantasmas, son muy poéticos... Todos tenemos fantasmas, nos visitan y a veces nos hacen compañía.
    Tal vez yo también sea un fantasma (me río).
    Me gustó tu blog, gracias por acercarte al mío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Bueno, pero eres un fantasma amigable jaja.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Hola Carlos!!!

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que expresas sobre el fantasma del olvido: se nota que eres un hombre sensible con un corazón grande y herido. Me gustan tus letras.
    Es verdad, si este olvido viene de las personas a quien amamos, sean amigos/as, sea novia/o, sea tu pareja con quien convives, o a veces hasta tu familia, porque también sucede eso. ¡Pues nos sentiremos fatal! Pero siempre habrá alguien que llene ese vacío y de a nuestras vidas un nuevo sentido. No, no desesperes corazón roto! No dejes que nada ni nadie ensombrezca tu vida: amor con amor se cura, aún queda muchas chicas y gente buenas por el mundo. nunca es tarde para ser feliz. Adelante ese ánimo Carlos! Deja que esos fantasmas, encuentren un apartado que no sea tu corazón. .

    Te dejo mi gratitud y mi estima, por lo que aquí nos dejas y por tu cercanía.
    Un abrazo y se muy feliz. .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Amor con amor se cura, ya lo has dicho. Amor propio ante todo.
      Espero todo ande de maravilla por allá.
      Un abrazo, Marina.

      Eliminar
  8. ¡Hola Carlos!!!

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que expresas sobre el fantasma del olvido: se nota que eres un hombre sensible con un corazón grande y herido. Me gustan tus letras.
    Es verdad, si este olvido viene de las personas a quien amamos, sean amigos/as, sea novia/o, sea tu pareja con quien convives, o a veces hasta tu familia, porque también sucede eso. ¡Pues nos sentiremos fatal! Pero siempre habrá alguien que llene ese vacío y de a nuestras vidas un nuevo sentido. No, no desesperes corazón roto! No dejes que nada ni nadie ensombrezca tu vida: amor con amor se cura, aún queda muchas chicas y gente buenas por el mundo. nunca es tarde para ser feliz. Adelante ese ánimo Carlos! Deja que esos fantasmas, encuentren un apartado que no sea tu corazón. .

    Te dejo mi gratitud y mi estima, por lo que aquí nos dejas y por tu cercanía.
    Un abrazo y se muy feliz. .

    ResponderEliminar
  9. Hola, Carlos. He venido a pasearme por tu blog. Me ha gustado. Con tu permiso me quedo. Un abazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Las puertas están siempre abiertas. Por ende, tu visita siempre será bienvenida.
      Un abrazo, Marta.

      Eliminar