viernes, 17 de mayo de 2013

Lo bueno de lo malo.

¿Alguna vez has sentido el corazón en la garganta? Bueno, es algo muy común. Es de esas veces en que sus latidos son tan intensos y veloces que pareciera que éste quiere salir y gritar que no está a gusto dentro de tí. En lo personal me sucede en momentos de preocupación, desesperación, decepción, entre otros.
Algunas veces, cuando pienso en ciertas personas que me hacen recordar momentos hermosos también siento ese indomable trote del corazón; pero sólo en esas ocasiones no es  por incomodidad, es pura alegría por recordar e imaginariamente ver, Pecas en el aire.
Lo bueno de lo malo es que, si ya sucedió una vez, puede pasar dos veces.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario