miércoles, 22 de mayo de 2013

El total de tus pecas, Pecas.

En la vida hay momentos que serán recuerdos frecuentes; recuerdos que como verdugos torturarán la consciencia hasta que llega el punto en el que te preguntas: ¿cómo pudo sucederme a mí? Este es uno de ellos.

Y es así, como llega a mi memoria, que mi historia tiene algo de  terror y alevosía, tristeza y alegría, extensos viajes, excesos, unos cuantos libros, algo de amor y tu constante presencia en mi mente.

A veces he llegado a creer que estoy loco pero no lo comento por temor a que medicamente sea verdad; además, es una locura que disfruto, que me hace sentir vivo. El dolor también es síntoma de existir, ¿cierto?

¿Dicha o desgracia? Me inclino por lo positivo a pesar de que aquella vivencia, incesante en mi mente, en la que mis dedos intentaban contabilizar tus pecas, me produce una terrible ansiedad.
Quizá esa ansiedad es porque nunca logré calcular con exactitud el total de tus pecas, Pecas, y tal vez nunca volveré a tener esa oportunidad. Probablemente sea porque extraño tu risa. Esa risa que estallaba ante la más mínima provocación de mis manos; ¿Te digo un secreto? Casi siempre que eso sucedía, mis ojos terminaban un poco encantados por tan bello resplandor que ésta produce. Era agradable.

A lo mejor me falta dejar de percibir esas veces en las que para mi subconsciente estás pensando en mí; pareciera que tus ojos son mis cómplices y me permiten ver el mundo desde tu interior (o podría ser que, simplemente, mi consciencia no me deja tranquilo por las veces en que fui un patán contigo). Y estoy seguro que eso seguirá pasando de vez en cuando; que, probablemente, mis palabras no me darán nada de lo que pretendo porque las palabras se las lleva el viento y sólo los hechos quedan.

¿Amor o adicción? Ambos diría yo. Lo primero porque eres la mujer con la que siento esa afinidad emocional, física y espiritual, que necesito para mi bomba anímica del día a día. Lo segundo porque, para mi suerte, eres el eje en el que gira lo que hago; lo que soy o he dejado de ser lo he logrado pensando en ti.

¿Qué me queda? Me queda seguir soñando, es la única manera en la que puedo compartir contigo tantos momentos, lo más cercano a hacer todo lo que despierto no puedo. Que para ti siempre seré el necio que, por no saber escucharte, te perdió y para mí seré un simple desconocido, loco y enamorado de ti, que de vez en cuando te hizo sonreír.

Sonríe Pecas, sonríe.

29 comentarios:

  1. El amor perdido es doloroso. Pero el hombre conciente se recupera en media hora y sigue adelante.
    La diversidad en números de mujeres que se encuentran en disponibilidad de oferta sexual es inagotable.
    El único insubstituyente en éste planeta es nuestro propio cadaver.
    Si has llegado al rigor mortis; no hay nada más que decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran consejo, Don Carlos.
      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Qué me queda? Me queda seguir soñando, es la única manera en la que puedo compartir contigo tantos momentos, lo más cercano a hacer todo lo que despierto no puedo. Que para tí siempre seré el necio que por no saber escucharte te perdió y para mí seré un simple desconocido, loco y enamorado de tí, que de vez en cuando te hizo sonreír


    Increible me ha encantado encontrarte

    ResponderEliminar
  3. Sí, eso es, soñar... mientras volamos un papalote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Don William.
      Estamos pendientes de sus publicaciones.

      Eliminar
  4. ¡Si un amor se va... cuántos no han de venir!

    ResponderEliminar
  5. Me chiflaste aqui estoy ..
    no tengo pecas jajaja
    andamos en lo mismo Carlos en lo mismo
    y cuanto mas leo tu texto mas me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tanto halago, "Recomenzar".
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias por compartir, "Recomenzar".
      Ya me paso por ahí.

      Eliminar
  7. ¡Hola Carlos! Primero gracias por tus palabras.

    ¡Ay! Pero como me gasta tu locura! ¡Es humana! Preciosa encantadora diría yo. Has escrito una carta de amor que puede llagar al corazón de esa pecosa que está robándote un suspiro y, quizá gire la cabeza y de la vuelta sobre sus pasos: y tú sientas de nuevo, estallar su risa al mínima caricia de tus manos.

    Tú sigue soñando, porque soñar no es desgracia, es muy sano es la dicha de vivir positiva-mente. Y si no fuera así, esa ansiedad que te produce, ya sabes el refrán, amor con amor se cura. Y no faltaran pecosas o sin ellas, para llenar ese dulce corazón tuyo. 'Te lo mereces! Creo.

    Mi felicitación por las cosas bien hechas, por este texto que enamora a cualquier mujer. Gracias, Carlos, por compartirlo con todos nosotros. Ha sido un placer enorme.

    Te dejo mi abrazo y mi estima. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marina.
      Ojalá todo ande de maravilla por allá.
      Y espero/deseo seguir teniendo el gusto de leerte, sobre todo en tu blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Hola Carlos! Primero gracias por tus palabras.

    ¡Ay! Pero como me gasta tu locura! ¡Es humana! Preciosa encantadora diría yo. Has escrito una carta de amor que puede llagar al corazón de esa pecosa que está robándote un suspiro y, quizá gire la cabeza y de la vuelta sobre sus pasos: y tú sientas de nuevo, estallar su risa al mínima caricia de tus manos.

    Tú sigue soñando, porque soñar no es desgracia, es muy sano es la dicha de vivir positiva-mente. Y si no fuera así, esa ansiedad que te produce, ya sabes el refrán, amor con amor se cura. Y no faltaran pecosas o sin ellas, para llenar ese dulce corazón tuyo. 'Te lo mereces! Creo.

    Mi felicitación por las cosas bien hechas, por este texto que enamora a cualquier mujer. Gracias, Carlos, por compartirlo con todos nosotros. Ha sido un placer enorme.

    Te dejo mi abrazo y mi estima. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  9. En el dejar ir también hay sabiduría de locos.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha razón la suya, Malquerida.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Ya he vivido bastante, diría yo, y aún no puedo comprender, cómo es que si tu esposo, amante, novio, etc, etc, sabe que alguna vez se portó patán, y en consecuencia ESO FUE LO QUE HIZO QUE CORTARAN; cuando vuelven a tener la oportunidad de revivir la llama amorosa, ¡VUELVEN A COMETER LAS MISMAS PATANERÍAS!
    Pero tengo fe, y tal vez, alguna vez, antes de morir, descubra el misterio.
    Saluditos: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me uniré a tu escuadrón de búsqueda, descubriremos ese "misterio".
      Saludos.

      Eliminar
  11. Hola, hoy me decidi a visitar a los amigos de Bee y me gusto mucho tu texto. El titulo ya me atrapo y el resto esta muy bien escrito.
    Un abrazo,

    Romek

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Romek.
      No suelo escribir mucho pero, aunque no lo haga, tu visita siempre es bienvenida.
      Bee, el blog de Bee, escribe fantástico. El de ella es uno de los blogs que más me gusta.
      Ya me paso por tu blog a echar un vistazo.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Hermosisima entrada, la forma que tenes de escribir me atrapa por completo.. en cuanto al texto me sentí muy identificada y se por experiencia propia que dejar ir a alguien que amas nunca es fácil, pero como diría uno de mis artistas musicales favoritos "Poder decir adiós es crecer", aunque curiosamente en otra de sus canciones el dice "Mereces lo que sueñas", con esto quiero decirte que no te des por vencido.. si ella es tu amor lucha por ella, y no la dejes ir.
    Gracias por pasarte por mi blog :)


    Me encantó leerte, un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Cerati siempre será un grande.
      Gracias por darte un tiempo y leer esto.
      Seguimos en contacto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. MISPENSAMIENTOS. MERCE CARDONA. Dice, estupendo escrito,
    me a atrapado, lo describes muy bien. Agradezco tu visita.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mercedes.
      Espero todo ande bien por allá.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Carlos.. que bella entrada.. y cuanto.. cuanto.. cuanto.. la siento... dentro.. de mi corazón

    Un beso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Estrella. Precisamente de ahí salió la entrada, de un rinconcito de mi corazón.

      Un abrazo.

      Eliminar