martes, 26 de marzo de 2013

Escalofrío.

Ese repentino escalofrío percibido mientras sueñas con personas que hace bastante tiempo no frecuentas. Recorrer lugares que hace años cambiaron su arquitectura original. Leer un buen libro y que parezca que en cada párrafo hay un quinteto de palabras recitando tu vida. Revisar el correo y encontrar mensajes, de personas distantes, preguntando cómo te va. ¿Será que todas las personas tenemos algo en común? ¿Será que siempre buscamos ese parecido en las palabras de alguien más? ¿Será que nuestra naturaleza es, sin darnos cuenta, distanciarnos demasiado de los verdaderos amigos?
Intentar despertar de ese casi real y profundo sueño; sentir la desesperación de que llega la asfixia por tanta presión en el pecho. Ver tu cuerpo acostado sobre la cama y gritar en silencio hasta volver a caer en esa amnesia de ensueño. 
Despertar y no hacer nada al respecto. ¿Cobardía o valentía? Da igual, quedan mil sueños por vivir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario