domingo, 17 de junio de 2012

El destello.

Sonríe Pecas, sonríe. Sorpréndeme una vez más con tu pureza, hazme olvidar la interminable cantidad de veces en que un "te extraño" se ha quedado atorado en mi garganta.
Sonríe Pecas, sonríe. Dame a entender que cada una de mis lágrimas contenidas no fueron en balde, que eres mas fuerte que antes y no te dejarás vencer por las adversidades de la vida.
Sonríe Pecas, sonríe. Se cómplice del viento y juntos provoquen envidia en mi ser. Ese viento que, sin pedir permiso, rodea tu marcada cintura, frota tus suaves manos, acaricia tu hermoso rostro y finalmente prueba el manjar de tus labios cuantas veces le da la gana.
Sonríe y permite que el destello me indique que leíste esto.