domingo, 1 de enero de 2012

Algo fuera de lo común.

Lo común es iniciar cada año en compañía de tu familia, de tus seres queridos, en un cálido y fraternal círculo. Este principio de año ha sido la excepción. Decidí estar solo, reflexionar y plantear una vez mas qué es lo que quiero de mi vida. Bueno, confieso que he mentido respecto a que no tengo compañía. Totis, la mascota de la familia me ha acompañado toda la noche.
Espero tener la fuerza y la voluntad de poder cumplir cada uno de mis propósitos. Sé que nada es fácil pero daré todo lo que tengo para lograrlo.
Salud, paz y éxito a todo el mundo.

1 comentario:

  1. Es lo que hablábamos el otro día, la soledad no es tan mala, de vez en cuando yo también suelo retirarme lo más lejos posible, lejos de la sociedad. Aquí en Viña hay un mirador que está cerca de unas dunas de arenas, es maravilloso, porque aparte de tener el contacto directo con la naturaleza, puedes ver y sentir esas olas que chocan tan fuerte contra las rocas...Hay veces que necesitamos alejarnos para meditar de cómo va nuestra vida. Por eso también a mi me gusta mucho salir a mochilear, encuentro que es el mejor antídoto de volver a renacer y de volver a darle el sentido a las cosas que a diario se tornan costumbre o adicción.

    ResponderEliminar