lunes, 13 de agosto de 2012

Veintiséis.


Hoy mientras me cepillaba los dientes escuché el tan esperado comienzo de la lluvia, di un gran suspiro, me observé frente al espejo y comenzaron a pasar por mi mente tantos momentos vividos. Algunos fueron risas, otros fueron lágrimas. En otros hubo esa seriedad que, no sé cómo pero, se convirtió en felicidad.
Las victorias, las derrotas. La impotencia de tener que aceptar que, reprimiendo mis sentimientos, otras personas son felices. Que te extraño, Cristina sin "H". Que para algunas personas soy importante, para otras pasé a ser un lindo recuerdo y, por mi necedad, ahora sólo soy un gran fastidio para otras cuantas. Las horas que dediqué a los excesos, la soledad. Se hizo presente la escena en que Cristina, con aquel enojo en su mirada que me recordó a mi mamá, me dijo: '¿Qué te duele? ¡Vives con un dolor constante que te lleva a los excesos!' En aquel momento respondí 'nada' por no seguir con el tema, aunque estoy seguro que ella imaginaba la verdadera respuesta.
De repente, sonreí. Sonreí al recordar las horas en familia contando las anécdotas de la infancia. Los castigos monumentales por mis vagancias. Las tareas hechas a prisa para poder salir a jugar con los amigos de la cuadra. Las discusiones por un par de canicas. Los trompos quebrados. Los concursos de yoyos en la tienda de la esquina. Las travesías en bicicleta. Las veces que íbamos a las huertas a cortar mangos, sandías, melones y salíamos huyendo a toda velocidad porque el vigilante había soltado a los perros.
Con el paso de los años, la forma de divertirme cambió. Inolvidable mi etapa de músico empírico; tantos conciertos quizá carentes de calidad pero llenos de conciencia y corazón. ¡Grande El Último Andador!
Reafirmé amistades e hice otras nuevas. Gladys, ¿recuerdas que pasaba hasta casi un año sin vernos? Tantas pláticas, tu apoyo incondicional, los doscientos pesos que me prestaste hace tantos años. Las mordidas de Dominó (que en paz descanse). Ahora eres toda una señora y casi mamá.
Inesperadamente tuve antojo de "Locoflackes" y me imaginé señalando la luna mientras le decía a Cristina: 'sonríe, la luna te sonríe'.
Enjuagué mi boca con un poco de agua y, a pesar de que no me gusta celebrar, me dije: ¡Feliz cumpleaños, Carlos! Tomé las llaves y me fui a trabajar.

martes, 17 de julio de 2012

Final sin final.

Cuando era niño solía contemplar la lluvia con el afán de poder ver el arcoiris. Recuerdo que me decían "si lo persigues y llegas al final, encontrarás un inmenso tesoro".
Yo, emocionado, lo seguía con la mirada cada vez que tenía la dicha de percibirlo.
Ahora, cada vez que lo contemplo, ya no imagino ese enorme baúl repleto de cosas radiantes al final del camino. Irónicamente, una sonrisa se dibuja en mi rostro. 
Digo irónicamente por pensar que sólo en ese final sin final podré encontrar la llave para borrarte de mi mente.

martes, 10 de julio de 2012

Normalmente anormal.

No recordaba su propio nombre pero por su mente pasaba el hecho de que, no hacía mucho tiempo, había perdido la sencillez y la facilidad para expresar lo que sentía.
Su mente tenía tantas ideas enredadas y, cierto día, su vida dió un repentino e inesperado giro de 360 grados.
Una mañana, después de recibir aquel dósil golpe anímico, sirvió una taza de café para relajarse y poder interpretar de la mejor manera posible ese inesperado suceso. En el último sorbo, pudo determinar que se había convertido en un humano sin humanidad. Que aunque nunca quizo aceptarlo, su mentira más utilizada era un simple y llano "estoy bien". Incluso lo hizo aquella noche en que mientras cenaban, Cristina, después de tantos meses de no tener comunicación, le hizo cierta pregunta que le llevó, nuevamente, a caer en esa trillada mentira y así evitar decir la verdad, que ella ni se imagina cómo la ha extrañado. Aunque es algo que ha ocultado por tanto tiempo, no es mas que un secreto a voces.

Pensó en lavar la taza en ese instante pero sólo la dejó remojando. Tomó sus herramientas de trabajo y comenzó el camino al trabajo con la esperanza de que al volver daría mas claridad a sus pensamientos mientras esté lavando parte de la vajilla.

domingo, 17 de junio de 2012

El destello.

Sonríe Pecas, sonríe. Sorpréndeme una vez más con tu pureza, hazme olvidar la interminable cantidad de veces en que un "te extraño" se ha quedado atorado en mi garganta.
Sonríe Pecas, sonríe. Dame a entender que cada una de mis lágrimas contenidas no fueron en balde, que eres mas fuerte que antes y no te dejarás vencer por las adversidades de la vida.
Sonríe Pecas, sonríe. Se cómplice del viento y juntos provoquen envidia en mi ser. Ese viento que, sin pedir permiso, rodea tu marcada cintura, frota tus suaves manos, acaricia tu hermoso rostro y finalmente prueba el manjar de tus labios cuantas veces le da la gana.
Sonríe y permite que el destello me indique que leíste esto.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Te veo en agosto.


¿Recuerdas aquel "te veo en agosto"?
Estábamos en ese lugar donde solíamos gritar y nadie se quejaba. Ese "te veo en agosto" que, posteriormente, desató un intento efectivo de risas. Esas risas que nos llevaron a trepar a un árbol. Ese árbol que nos permitió contemplar el sublime atardecer. Ese atardecer que me inspiró a escribirte tantas cosas. Tantas cosas que siempre leíste y, por razones obvias,  jamás te pusieron triste.
Ahora me basta con poder cultivar mi razón y mi intelecto durante el ocaso. Y conforme éste transcurre, obtener un mejor enfoque de la problemática global.

jueves, 22 de marzo de 2012

El recinto.

Nada sencillo es entender la facilidad con la que algunas personas olvidan su orígen pero más difícil de entender resulta el cómo hacen para olvidar a su familia. Estoy conciente de que no soy la persona con los mejores principios morales o familiares pero de algo que sí estoy seguro es que nunca olvidaré todo lo que hiciste para poder ser quien soy ahora. Es de tontos decir que sólo tengo buenos recuerdos tuyos, porque nadie es perfecto a los ojos de los demás y a pesar de eso siempre estarás en mi mente y en mi corazón.
Me resulta tan irónica aquella escena en la que al terminar de acomodar ese arreglo floral sobre tu tumba, en señal de un "hasta pronto", giré mi cabeza hacia mi hombro para secar mis lágrimas como niño extrañando a su madre, y ver a aquel nene tan allegado a nosotros que, sin entender lo que sucedía en aquel recinto, jugaba, saltaba, reía con aquella infinita alegría.
En fin, quizá las nuevas generaciones llenarán los vacíos que la vida y su antónimo nos dejan.

lunes, 20 de febrero de 2012

Congeniar.

Aquella tarde estaba realmente ansioso. Los minutos parecían horas, las horas siglos. Al fin pude encontrarte. Bromeamos, reímos e incluso aplaudimos a aquel payaso, quien junto a su hijo, hacian estallar una que otra risa entre la multitud. Compartimos experiencias: tú tan tú y yo tan diferente. A pesar de eso, logramos congeniar.
Hoy, después de tanto tiempo, lo he recordado. Lo vivido en fechas recientes me ha refrescado la memoria. Aquellos recuerdos tan alegres, tan sepultados, han salido a la superficie para bien. Quizá me equivoqué, quizá acerté al tratar de olvidarlos. Lo único que sé, es que en su momento, fue lo mejor.

miércoles, 15 de febrero de 2012

La mejor pieza de la historia.

¿Alguna vez has aprovechado tu insomnio para crear algo? Yo sí. A veces salgo a correr al parque o aprovecho para leer hasta que mis ojos miopes me dicen "no más". Pocas noches me da por escribir, hoy es una de ellas.
Siento como si estuviera preso; preso porque le escribo a alguien que nunca veo. Alguien a quien ni si quiera conozco plenamente y a pesar de eso me provoca confianza. Alguien a quien probablemente espante y aleje por semejante atrevimiento. No suelo juzgar a las personas pero hoy me he dado a la tarea de echar a volar mi imaginación para interpretar, brevemente, un poco tu apariencia.
Si tu mirada fuera sinfonía sería la mejor pieza de la historia. Si la luna y las estrellas no existieran, tu sonrisa y tus ojos iluminarían cada una de las noches. Escuchar tu voz sería presenciar ese épico momento en el que Orfeo durmió al indomable Cerbero, suaves y bellas melodías. Tus labios: tan suaves como el aire que agita la rosaleda, tan tiernos y capaces de domesticar a cualquier bestia. Tu ser: pasión interminable.

domingo, 29 de enero de 2012

El bando.

Que en la vida nada es gratis pero siempre es justa. La gente sufre pero más disfruta. Que todo pasa por algo: caer mil veces en el mismo fango. Y tú ahí esperando a que alguien llegue y tome el mando de tu incomprendible bando.
Vencedor o derrotado, no importa, orgulloso pero jamás sollozo.

martes, 10 de enero de 2012

Esto merece difusión.

"La actriz mexicana Kate del Castillo difundió una carta a través de la red social Twitter donde se muestra tal como es en temas personales y religiosos, y envía un mensaje al Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, a quien pide que "trafique con el bien". El escrito ha desatado polémica en las redes sociales.
"Hoy creo más en el Chapo Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas, quienes esconden la cura para el cáncer, el sida, etc. para su propio beneficio y riqueza", difundió Kate en su cuenta de Twitter.
Éste es el texto completo de la protagonista de la versión televisiva de “La Reina del Sur”, que se ha convertido en uno de los más leídos y comentados en las redes sociales:"

"Hoy quiero decir lo que pienso y pues al que le acomode bien. Hoy 2012 me divierto más. Escucho más la música que me gusta como @ChavelaVargas @manuchao @Calle13Oficial @BuikaMusic  leo @lydiacachosi #Galeano #sabines #Neruda ·#carlosfuentes y  dejo de escuchar a los políticos. Y es que ya me cansé de hacer lo que no quiero. Muchas veces he sido feliz pero no me di cuenta. Amo. Me amo.
No creo en la manipulación, me tiene adormecida. El gobierno. La religión. La política. Los medios. La sociedad. La suciedad. Los que me juzgan y señalan pero también me exigen y me aplauden.
No creo en el matrimonio, creo en el amor. No creo en la idea de que DEBO estar con alguien por el resto de mi vida, eso sólo me crea culpa e infelicidad cuando he fracasado, de hecho, no creo en el fracaso, creo en salir adelante, en tomar decisiones buenas o malas, creo en cambiar de opinión tan seguido como sea necesario.
Añoro la primera vez de todo. Por eso creo que no importa cuanto ame a mi pareja necesito sentir eso que se siente las primeras veces en el estómago y que te recorre todo el cuerpo, no importa cuanto lo ame o que tan bello sea, necesito esa sensación a la cual soy adicta. Todos lo añoramos pero no nos atrevemos a decirlo. No será que las relaciones deberían de durar hasta que “eso” se acaba?
No creo en la monogamia, creo en  la lealtad, en mis sensaciones, en lo que siento y dejo sentir a mi cuerpo.
No creo en el castigo ni en el pecado, no creo en como crecí creyendo que todo era pecado, hasta mi cuerpo, de hecho no creo en como la Biblia nos manipula en algunos de sus pasajes (los cuales seguro leyó Peña Nieto) para tener remordimientos, culpa y sobre todo MIEDO. Es más, no creo en nada que haya sido hecho por el hombre que me haga sentir perversa, que me haga sentir menos, culpable o avergonzada de mi sexualidad..
No creo en la Iglesia y en cualquier caso, no creo en la religión, pero si creo en Dios puesto que lo veo en mis ojos a través del espejo todos los días.
No creo en las enfermedades porque he aprendido como sus curas me han sido negadas, escondidas.
No creo en ninguna institución o ley que se dedican a aterrorizarme y quitarme mi dinero.
No creo en al Papa ni en el Vaticano con todo y su riqueza como tampoco creo en los sacerdotes ya que creo que el ser humano debe disfrutar del amor carnal, del sexo y de preferencia sin esconderse ni lastimando a nadie.
Nací desnuda sin leyes ni religión, esas las creó el hombre, como la Biblia y tengo la ligera sospecha de que se la inventaron sólo para seguir la manipulación y lucrar a favor de unos cuantos.
Creo en lo que siento y es por eso que creo en el miedo, me mantiene alerta, todo lo que experimente con mis 5 sentidos es lo que importa, lo que es real.
No creo en la sociedad ya que me ha hecho sentir avergonzada de quien soy, incompleta, pero es un hecho de que trato con todas mis ganas de entenderla y vivir en paz dentro de ella. Creo en mi y en mi única verdad, por que soy con quien tengo que lidiar cada segundo, aparte de mi, creo que no creo…
No creo en juzgar ya que sólo yo soy responsable de mi actuar y me faltaría vida.
No creo en la moral ya que varía enormemente entre el ser humano, creo en lo que me hace sentir bien o mal de mi misma para poder ir a dormir tranquila pero no en lo que la sociedad quiere hacerme sentir.
Creo en el bien.
Creo, a pesar de todo lo que acabo de escribir, en la raza humana, por que amo, odio, me arrepiento, me equivoco, lastimo, ayudo, siento, “fracaso”, lloro, sufro, envidio, tengo dolores profundos, tengo sexo, tengo sueños, fantasías, deseos, pido ayuda, recibo, doy, lucho, salgo adelante, me olvido, me enfurezco, me río, espero, soy paciente, soy impaciente, aguanto…estoy viva y por eso agradezco a Dios todos los días, por ser quien soy, bien o mal.
Hoy creo más en el Chapo Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas, quienes esconden la cura para el cáncer, el sida, etc. para su propio beneficio y riqueza.
SR. CHAPO, NO ESTARIA PADRE QUE EMPEZARA A TRAFICAR CON EL BIEN? CON LAS CURAS PARA LAS ENFERMEDADES, CON COMIDA PARA LOS NIÑOS DE LA CALLE, CON ALCOHOL PARA LOS ASILOS DE ANSIANOS QUE NO LOS DEJAN PASAR SUS ULTIMOS AÑOS HACIENDO LO QUE SE LES PEGUE LA REVERENDA CHINGADA, CON TRAFICAR CON POLITICOS CORRUPTOS Y NO CON MUJERES Y NIÑOS QUE TERMINAN COMO ESCLAVOS? CON QUEMAR TODOS ESOS “PUTEROS” DONDE LA MUJER NO VALE MAS QUE UNA CAJETILLA DE CIGARROS, SIN OFERTA NO HAY DEMANDA, ANIMESE DON, SERIA USTED EL HEROE DE HEROES, TRAFIQUEMOS CON AMOR, USTED SABE COMO.
“La vida es un negocio, lo único que cambia es la mercancía” que no?
-no a la culpa
-no al remordimiento
-no a la vergüenza
-no a la impunidad
-no a las diferencias raciales
-no a la política
-no a la religión
-no a señalar
-no al silencio
-no a la corrupción
-no al enriquecimiento ilícito
-no a coartar nuestros sueños
-no más sangre
-si a la vida
los quiero,
kate  "


Fuente:  http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2012/01/10/kate-castillo-manda-mensaje-chapo-guzman

domingo, 8 de enero de 2012

La búsqueda.

Hoy, una vez más, me dí cuenta de que cuando logramos lo planeado sólo quedamos conformes durante poco tiempo. Después, continuamos en la búsqueda de algo mejor.
Lo malo es que, sin darnos cuenta, lo hacemos sin dar importancia a quién o a quienes resultan dañados con nuestras decisiones.

domingo, 1 de enero de 2012

Algo fuera de lo común.

Lo común es iniciar cada año en compañía de tu familia, de tus seres queridos, en un cálido y fraternal círculo. Este principio de año ha sido la excepción. Decidí estar solo, reflexionar y plantear una vez mas qué es lo que quiero de mi vida. Bueno, confieso que he mentido respecto a que no tengo compañía. Totis, la mascota de la familia me ha acompañado toda la noche.
Espero tener la fuerza y la voluntad de poder cumplir cada uno de mis propósitos. Sé que nada es fácil pero daré todo lo que tengo para lograrlo.
Salud, paz y éxito a todo el mundo.