viernes, 23 de diciembre de 2011

Felices fiestas.

Sería magnífico que en cada uno de los trescientos sesenta y cinco días, más las seis horas "extras" de cada año, tuvieramos un pequeño instante de reflexión. No dejar todo para el final o para solamente un día.
Sean cual sean nuestras costumbres, raza, ideología o religión, espero que, al menos, este próximo día denominado "Navidad" podamos dejar a un lado la apatía, la envidia, el racismo, el consumismo y, en vez de regalar algo material, regalemos sonrisas, abrazos, palabras de aliento.
De corazón les deseo, hoy y siempre, lo mejor. ¡Felices fiestas!

jueves, 8 de diciembre de 2011

Incógnita.

Si te veo, me encandilas.
Te escucho y me quedo mudo.
El sentirte me vuelve dósil. 
Pensarte vuelve transparente a mi mente. 
Huelo tu aroma y lo demás pierde importancia.
Y cada vez que te leo sólo soy capaz de interpretar tu idioma.
Ahora, la incógnita es, ¿por qué será que me pongo así cuando detecto tu presencia?