jueves, 13 de octubre de 2011

Divertido.

Recordando una situación de la cual me enteré hace tiempo, tengo tantas ideas en la mente para comenzar esta entrada que no me ha sido fácil elegir una. Aún no la elijo pero sé que si dejo de escribir terminaré por no manifestarme.
No siempre es divertido que la gente te vea sólo como una persona divertida. Hay veces en que uno saca todo lo positivo para poder convivir con alguien. El problema está cuando ese alguien no está dispuesto a convivir contigo en la manera en que tú lo deseas. Triste pero cierto y  sobre todo respetable.
En fin, aunque la historia se repita una y otra vez siempre se debe andar con la frente en alto y sin dejar de sonreir.
¡Ánimo compañero!

2 comentarios:

  1. Sabes Carlos? es una delicia convivir con una persona divertida, pero creo que nunca debemos exigir que la otra persona se comporte como tu deseas, ¿no crees que a eso se le llama como mínimo egoísmo? Me parece ideal que sonrías siempre, pero........ya sabes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que es mejor vivir con una persona divertida que amargada, pero a veces esos estigmas nos juegan en contra.
    Es un placer volver a tu blog.
    Abrazos.
    HD

    ResponderEliminar