martes, 6 de septiembre de 2011

Endeble.

"El silencio es el único amigo que jamás traiciona", dijo en voz baja aquel hombre mientras reflexionaba y se daba cuenta que, en aquel momento, esa frase le quedaba como anillo al dedo.
La pérdida de sus padres, el fracaso en su matrimonio y la insoportable pena que le causaba el no poder ver a sus hijos, le provocaban una sensación de fortaleza  para poder enfrentar cualquier golpe que la vida le diera en el futuro.
Pero, ¡oh sorpresa! Aquella frase, del sabio filósofo chino Confucio, le taladró el corazón. Ese resquemor le hizo sentir nuevamente en la adolescencia, donde uno suele tener la vista nublada y la incapacidad de darse cuenta de que la vida está llena de amistades pasajeras. Por fin pudo constatar que todo brazo de hierro forjado en confianza y templado en amistad, tarde o temprano se torna endeble.

4 comentarios:

  1. reconozco mi dificultad para disfrutar de esas amistades pasajeras. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me quedé en tu blog escuchando música, me gustó la del hombre lobo en parís

    ResponderEliminar
  3. Aquello que nos duele, y cuanto más nos duela, si no termina con nosotros siempre nos hace más fuertes. No sé si álguien lo dijo antes; yo lo he aprendido por experiencia.

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  4. por eso dicen: "en boca cerrada no entran moscas".

    ResponderEliminar