lunes, 4 de julio de 2011

La golosina.

Qué triste resulta tener que soportar las palabras ausentes. Esas palabras, que a pesar del tono con el que las decías, siempre dejaban un dulce sabor de boca.

1 comentario: