jueves, 21 de julio de 2011

Hasta siempre entre comillas.

Ese "hasta siempre" pintado de esperanza. Ese "hasta siempre" que provoca caminar en el eco de el  "algún día".  Ese "hasta siempre" del desayuno cancelado. Ese "hasta siempre" sin fin revolucionario. Ese "hasta siempre" que sólo fue una metáfora. Ese "hasta siempre" que, hasta hoy te diste cuenta, desde siempre fue un "hasta nunca".

lunes, 11 de julio de 2011

Hopycan: hermoso rayo de luz.

Sería una mentira decir que me fue fácil escribir esto. No lo digo porque me haga falta imaginación, sino que no hay palabras capaces de describir tu infinita belleza. Obra de arte.
Resulta placentero y hechizante el  poder apreciar tu boca delineada e intentar descifrar el poema en el cual me envuelve tu mirada.
Me pregunto si algún día tendré la dicha de reflejar tus ojos en los míos,  la ventura  de sentir  como mis pupilas se dilatan  ante la tremenda y agradable impresión de tenerte frente a mí. Poder conversar, robarte una risa y llevar siempre en mi mente la única curva capaz de corregir lo hecho trizas: tu sonrisa.
Que me digan loco por intentar describirte, peor sería mentirte.

lunes, 4 de julio de 2011

La golosina.

Qué triste resulta tener que soportar las palabras ausentes. Esas palabras, que a pesar del tono con el que las decías, siempre dejaban un dulce sabor de boca.