martes, 26 de abril de 2011

Segundos sin voz.

No sé cómo comenzar esta entrada. Confieso que ese día simplemente me quedé sin palabras por unos segundos.

Mientras tenía una plática confortante, con una amiga en común, recibí tu llamada. Número desconocido en mi agenda telefónica y una voz que, a pesar de que al principio no logré reconocer, sonaba amigable.

Después de varios años, pediste disculpas por lo sucedido. Lo agradezco, pero a pesar de eso te dije que no era necesario que las pidieras. Si al aceptar tu petición logré que algo en tu vida vaya mejor, me alegro. Bien dicen por ahí: "haz el bien sin mirar a quién".

Que fuiste lo mas dulce en su momento, lo acepto. Que fuiste lo mas agrio en un instante, lo afirmo.
Como te lo dije aquel día: "si te encuentro con gusto te saludaré".
La vida marca el rumbo, el destino da los pasos.

7 comentarios:

  1. Las cosas que se acaban deberían siempre de terminar bien, sin que ninguna de las partes tuviera porqué sentir la necesidad de disculparse, sin la necesidad de oír que se disculpen tampoco.
    Una entrada en la que el rencor no existe, un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Qué momento ése en el que nos topamos con un ser que amamos y que luego nos hizo pasa un mal momento. Recuerdo que me ha pasado, verla y decirle: ¿cómo estás? y después quedar con una sensación extraña de cercanía y distancia. Pero así son los vericuetos del amor.
    Te dejo un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  3. Como me suena esta historia, todos somos tan diferentes, pero al final, la vida siempre une a la historia...

    Encantada que pasaras por mi blog...

    P.D: Cuando quieras te espera el silencio entre letras...

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me siento bastante identificada con el texto, algo parecido me paso hace poco...
    ma gusta eso de "haz el bien sin mirar a quien".

    ResponderEliminar
  5. la vida es mas como el cine, segundas partes nunca fueron buenas, jejeje saludos

    http://dalecalor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Llevaba tanto tiempo sin leerte,que ha sido un placer leer todo lo atrasado que llevaba.
    y respecto a esta última entrada..me resulta tan familiar, de algún modo he pasado algo parecido.
    Y yo te digo, GRANDE TÚ Y TU MANERA DE EXPRESAR.
    besos,nos seguimos leyendo ;)

    ResponderEliminar
  7. ¿Dónde andas Carlos?,llevaba tiempo sin pasar por aquí,veo que sigues tan reflesivo como siempre,eso es bueno...

    Saludos!

    ResponderEliminar