lunes, 24 de enero de 2011

"Insignificantes".

No entiendo por qué, cuando me siento tan feliz, repentinamente tu recuerdo invade mi mente. Quizá sea porque en nuestro tiempo pensaba en mil cosas y no supe elegir al menos una para decírtela. Posiblemente es porque percibo un aroma idéntico al que portas y emanas o porque casualmente saboreo algo que me lleva a tí. Tal vez sea porque es inevitable relacionarte con algunos lugares, palabras, frases o detalles "insignificantes". Sí, esos detalles "insignificantes" que hacen  olvidar la monotonía de cualquier día y, a la vez, llenarnos de alegría.
No me agrada esta sensación, pero aún así, si pudiera regresar el tiempo haría todo de la misma manera.

martes, 18 de enero de 2011

Poesía difusa.

"...¿Será que es porque ya no me peino, ni me preparo, ni visto raro, ni uso perfumes caros cuando salgo en busca de amor?..." -N.S.

lunes, 17 de enero de 2011

Fácil.

Nos quejamos de muchas situaciones en la vida cuando en realidad solamente necesitamos voluntad. Fácil, ¿verdad?

domingo, 9 de enero de 2011

La barca.

No puede mirar el reloj pero sabe perfectamente calcular el tiempo. Por seguir esperando, sus sentimientos se están entelarañando, su mirada se ha tornado a gris. Su gesto es deprimente.
A diario él se pregunta si ella lo piensa, si percibe las tonterías que inventa para poder disimular su estado de ánimo. La respuesta, solamente ella lo sabe y no la dirá.
Él se refugia en cuanto libro encuentra, tal cual techo para cubrirse de la tormenta. Él lee, lee y relee hasta que se le queman las pestañas. Lo que la gente desconoce es que quién realmente le quema las pestañas es la soledad.
Utiliza los libros como barca y remo para de esa manera poder navegar en el mar de lágrimas que lleva dentro. Esa barca que simula la hermosa silueta de quién él tanto anhela y de la cuál , aunque ella no lo sepa, será su eterno tripulante.

martes, 4 de enero de 2011

¿Tú le fallarás?

Alguna vez alguien dijo: "yo no soy almacén de nadie para guardar sus secretos". En aquel entonces me parecía una frase absurda porque, cuando uno aprecia a alguien, podemos callar cualquier cosa. Hoy, me he dado cuenta de que esa frase es totalmente cierta, que la confianza la rompe una de las dos partes cuando le viene en gana. Si esa persona te falló, ¿tú le fallarás? Mi respuesta es: no. Seguiré callando los secretos que me confiaron, sin embargo, con justa razón me alejaré de las personas que solamente ven por su propio interés.

domingo, 2 de enero de 2011

Amanecer.

Cuando veo algo hermoso me acuerdo de tí. Es que es inevitable poder admirar tu belleza, el resplandor que ocasionas, disfrutar la ceguera temporal que provocas, el calor que me das. Amanecer, cuando veo algo hermoso me acuerdo de tí.