jueves, 9 de diciembre de 2010

Correr.

Correr no solamente es dar largos pasos a gran velocidad. Tampoco significa ejercitar los músculos. Correr provoca sensaciones únicas. Se disfruta el hecho de sentir la manera en que el viento acaricia con suavidad el rostro, y a la vez, la forma en que éste intenta mantener la frescura en nuestro cuerpo. Correr te hace sentir que eres feliz, sentir cansancio en el cuerpo. Provoca alegría al saber que ese cansancio rendirá frutos en tu estado físico y, sobre todo, en tu estado mental.
Correr provoca que olvides todo por un instante, especialmente aquellos recuerdos negativos que agotan tu estado de ánimo. Cuando corres, puedes disfrutar un bello paisaje en el bosque, un amplio y desértico llano, el sonido de las olas del mar cuando revientan o simplemente apreciar una simple pista de atletismo que, a pesar de ser de estructura monótona, cada día muestra algo diferente a su alrededor. Admirar las aves, estáticas o en pleno vuelo, la armonía con la que los árboles mueven cada rama gracias al viento. Si corres de noche, algunas veces podrás apreciar la belleza de la luna, apreciar como ésta parece que te sonríe u otras veces como está llena de felicidad. Algunos días, tendrás la dicha de darte cuenta que, la luna también es egoísta y ni por error comparte su magnificencia.
Correr alimenta el alma, combate el estrés, apacigua al corazón e inevitablemente provoca que duela el cuerpo, pero de esa manera no hay pretexto para no recordar que eres un ser humano que debe mejorar día a día. Ser el mejor con la familia, los amigos, seres queridos, seres extraños y, sobre todo, contigo mismo.

4 comentarios:

  1. Estimado amigo:
    Què buen post has publicado. Lograste con tus palabras hacerme "correr" y experimentar todas esas sensaciones! Felicitaciones! Un saludo enorme!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bee.
    Me halaga tener tu presencia en mi humilde blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amigo: Me gustaría poderte llamar con un nombre, pero con ese logotipo inverosimil en tu block, no hay manera, en fin gracias por entrar a mi blog aunque no tengamos mucho en común, ya que soy algo mayorcita que tú, tanto, que me hiciste añorar los días en que corría por las mañanas, luego iba a la escuela y por la tarde ensayaba más de dos horas de baile regional, ¡sin cansarme!
    Pues chiquillo ¡a disfutarlo mientras lo tienes!
    corre, corre y llénate de vitalidad.
    Con cariño para mi paisano: Doña Ku

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, cuando uno corre todo se estabiliza.
    Los corredores conocemos que correr es un conocimiento de fuente de salud y equilibrio.

    ResponderEliminar