sábado, 4 de septiembre de 2010

Pecas.


Hoy, pensando en tí me doy cuenta de lo mucho que tengo. Tengo una gran mujer, tengo la dicha de que me hayas dado la oportunidad de conquistarte, tengo la oportunidad de que te hayas dejado querer. Sin embargo, lo vago no se me quita...y no se me quitará.
Me comportaré, lo prometo, porque te amo pecas. Pero vamos, me intriga mucho que eres una mujer muy dura y de pocas palabras a pesar de que sabes que a mi eso no me importa. Tú lo haz dicho: "lo que yo tengo a ti te falta, lo que tú tienes a mi me falta".
Eres una mujer maravillosa, quizá me equivoque, quizá acierte...no me importa, lo que quiero es escribir TODO lo que siento por tí.
En este momento duermes como una princesa y yo sigo aquí pensando cómo escribir un párrafo que describa tu bella silueta, esa silueta que me encanta morder, chupar y demás. Esa silueta que me ciega, que me vuelve una persona necia, hasta llevarme a la locura.
Lo mejor es que sólo tú me puedes controlar.




Cada quien que vuele su papalote.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario