martes, 3 de agosto de 2010

Comprender y entender.


Ahora me doy cuenta del brillo que provoca tu presencia.
Ahora comprendo el por qué de tu linda sonrisa, el por qué de tu cálida mirada acompañada de esas cejas tan delineadas, tus labios tan pequeños pero a la vez tan dulces, tus manos tan suaves dan caricias excitantes.
Lo que mejor entiendo es que mientras tú estás tan lejos yo sólo puedo verme en este espejo.